Idioma: EUS | CAST         
Acceso usuarios | Registro de usuarios         
        
  • cab 01
  • cab 02
  • cab 03
  • cab 04
  • cab 05
  • cab 06
  • cab 07
  • cab 08
  • cab 09
  • cab 10

DÍA DE LOS CASTILLOS

Tanto desde el Ayuntamiento de Zambrana, como de las Asociaciones Culturales y desde muchisimos ciudadanos voluntarios,se esta realizando un gran esfuerzo para potenciar la puesta en valor del conjunto monumental con la institucionalización del día los castillos. Para ello se ha elegido el tercer sábado del mes de junio programándose un recorrido desde la casa-torre de Berganzo, pasando por el castillo de Ocio y concluyendo en el castillo de Portilla, con una romería popular y visitas teatralizadas en cada una de las fortificaciones.

 

SUBIDA AL TOLOÑO

Desde la celebración del Araba-Euskaraz en Labastida, el 16 de junio de 1989, la organización del mismo ideó en celebrar una fiesta similar, en las campas del Toloño. Fijaron el primer domingo de junio como fecha idónea para la celebración de este evento con la participación de los pueblos de alrededor y con comunidad en el Toloño

 

FIESTAS EN BERGANZO

Berganzo celebra sus fiestas patronales en honor a San Miguel Arcángel, el 29 de septiembre, buscando el fin de semana de más cercano a dicha fecha.

Otras fiestas:

  • La romería de Nuestra Señora del Campo, el 8 de septiembre.
  • San Isidro, el 15 de mayo.

 

FIESTAS EN OCIO

Ocio celebra sus fiestas patronales el último fin de semana de agosto. El muñeco que simboliza las fiestas de esta localidad es la rana.

Los vecinos siguen celebrando la festividad de Santa Marina, el 18 de julio, con una comida popular, al igual que la de San Andrés Apóstol, el 30 de noviembre.


FIESTAS EN PORTILLA

Portilla celebra sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora del Rosario el primer fin de semana de octubre.

 

FIESTAS EN ZAMBRANA

Desde el año 2001 Zambrana celebra sus fiestas patronales en honor a Santa Lucía el último fin de semana de julio. Hasta los años 20 del pasado siglo, se celebraban el día de su patrona, es decir, el 13 de diciembre. A partir de los años 60 se trasladaron a los días 16, 17 y 18 de septiembre para posteriormente cambiarse al tercer fin de semana de septiembre.

El 15 de mayo se celebra San Isidro con una comida popular.

 

TRADICIONES Y LEYENDAS

El toro de oro o becerro de oro. Los vecinos de Portilla recuerdan de sus antepasados una leyenda que desde finales del siglo XIX se ha mantenido en su tradición oral. Cuenta dicha leyenda que la persona que encuentre el "toro de oro" o "becerro de oro" se hará con el tesoro enterrado y que aún no ha sido descubierto. Para poder localizarlo es necesario encontrar el punto donde se divisen los siete ríos. Se localizan seis ríos que son el Ebro, Inglares, Bayas, Ayuda, Zadorra y El Rojo (río que desde Santurde baja hasta el Ayuda en la localidad de Mijancas). Estos vecinos no saben bien si el tesoro es un toro o bien si es un becerro asimismo también desconocen el tamaño del mismo.

El séptimo río está por localizar y puede que su curso se halla desviado o perdido con los cambios en la orografía de la zona.

Esta misterioso tesoro constituye una de las más famosas leyendas no sólo de nuestras tierras alavesas sino también de la cercana provincia de Burgos.

El torico de oro. Deogracias Castillo, conocedor de la zona, también recoge la leyenda del "Torico de oro" en su trabajo publicado en Estudios de Arqueología Alavesa, 8:

«... al que según los habitantes de Portilla se rindió culto en la Antigüedad en lo alto del monte, siendo luego enterrado bajo una higuera, en un punto desde el que se divisan seis ríos».

El toro de oro. Al hilo de la anterior otra leyenda popular menciona que existe un lugar en el castillo de Portilla, desde donde se ven los siete ríos, y bajo él se encuentra un singular tesoro: el toro de oro.

La trenza de Salomé. María Salomé López Gómez falleció con treinta años, de tuberculosis pulmonar, en 1910, un año antes moría su hijo Luis Laguardia López con tan sólo seis meses. Salomé pasó mucho tiempo postrada en la cama y se dice que murió tocando pitos y cantando. Cuentan que un día mientras estaban los vecinos en misa y estando Salomé enferma en la cama vio desde ésta a una niña pequeña, de la casa de al lado, de puntillas en el alféizar de la ventana. Se levantó de la cama a pesar de su mal estado, subió corriendo a la iglesia para avisar de lo que estaba ocurriendo. Los vecinos llegaron a tiempo para salvar a la niña. Salomé antes de morir pidió su último deseo: donar su trenza negra y larga a la ermita de Nuestra Señora del Campo. Dicha trenza se conserva en su totalidad colgada a la izquierda del altar de la citada ermita.

Su marido, Bernabé, era zapatero y estaba muy enamorado de su mujer. Bernabé también era el sacristán del pueblo y aún cuando vivía su mujer tocaba las campanas de la iglesia para la llamada a comer recitando lo siguiente:

"Salomé Salomé

pon la mesa para comer,

guarda el vino guarda el pan

para el pobre sacristán".

Se dice que esta mujer era "santa" y para ello cuentan lo siguiente:

"Estando el párroco Laureano y Alejandro Fernández apodado -el Navarro- levantando la sepultura de Salomé, un vez que habían pasado los diez años establecidos para el levantamiento del cadáver y la realización de un nuevo enterramiento, ambos se encontraron con el cuerpo incorrupto de la joven y decidieron enterrarla en el interior de la iglesia. Unos dicen que se enterró en el cuerpo central de la misma, cerca de la sepultura de Estéfana Larrauri. Otros que detrás del altar mayor. También los hay de la opinión de que se enterró en uno de los cuartos que hay en el campanario bien en el del -Ángel- o bien en el del -Demonio"

Esta leyenda ha dado lugar a muchas y diferentes versiones. Esta versión aglutina a todas las narradas y difícilmente se puede corroborar por la escasez de informantes nacidos en los primeros años del siglo XX.