Idioma: EUS | CAST         
Acceso usuarios | Registro de usuarios         
        
  • cab 01
  • cab 02
  • cab 03
  • cab 04
  • cab 05
  • cab 06
  • cab 07
  • cab 08
  • cab 09
  • cab 10

ERMITAS DOCUMENTADAS Y DESAPARECIDAS DE ZAMBRANA

Ermita de San Cristóbal: en la visita del licenciado Martín Gil de 1556 se cita esta ermita. En el siglo XVII el pueblo iba en procesión hasta ella, para principios del siglo XVIII se encontraba en parte caída y el tejado en estado ruinoso, manteniéndose hasta finales del siglo XVIII. Actualmente sólo se conserva el topónimo al norte del centro urbano del pueblo. La imagen de San Cristóbal, una talla de corte popular barroca, se encuentra sacristía de la iglesia de Santa Lucía. Advocación religiosa identificada por la toponimia actual.

Ermita de San Marcelo: se constata la existencia de la ermita de San Marcelo desde el siglo XI en una visita pastoral en la que se titulaba de “San Marcial”. Se localizaría a 450 metros del término llamado "Pajuela San Marcel", junto al camino que sube a Portilla, a la izquierda del mismo. En el despoblado de "La Torre", al este del pueblo, a menos de un kilómetro de distancia de donde actualmente se encuentra el actual núcleo urbano. En este primer asentamiento se concentran una serie de términos que recuerdan el primitivo núcleo y los diversos elementos que lo conformaban entre ellos "La Pajuela de San Marcel" que tal vez evidencia la existencia de la ermita de San Marcelo citada en el año 1081. Es en este año cuando el presbítero García ofrece a San Millán seis viñas en el territorio de "Zembrana", una de las cuales estaba cerca de San Marcelo. Además se titula como iglesia primitiva que tenía como titular a San Marcelo papa. En 1652 se manda que la parroquia repare la ermita porque disfruta de las rentas de la misma, en 1658 se vuelve a insistir en su reparación y no hay más datos.

Ermita de San Martín: se localizaba en lo que actualmente se conoce como término de "San Martín", junto al camino que sube a Portilla, a la izquierda del mismo. Se trataría de una zona baja, con maleza donde abundan las otacas, los berozos y los jinebros. Su construcción se elevaría en un suelo de cascajo y sobre un terreno frío y quebrado. En la iglesia parroquial se encuentra una imagen de San Martín, pagada en 1763 y colocada en el retablo de la Virgen del Rosario.

Ermita de San Roque: construida a finales del siglo XVI o comienzos del XVII, es la ermita más tardía en edificarse en Zambrana. Fue un centro de gran devoción y su construcción debió tener su origen por la peste que amenaza esta zona desde finales del siglo XVI y comienzos del XVII. Su demolición pudo ser a finales del siguiente siglo. Se localizaba a las afueras de Zambrana junto a lo que hoy se conoce como el término de "La Cruz del Campo". En la iglesia parroquial se encuentra una talla de San Roque, con acusadas características del bajo renacimiento romanista.

Ermita de San Vicente: documentada desde 1058, en la actualidad está totalmente desaparecida lo que primeramente fue la primitiva parroquia de Zambrana y más tarde, en el siglo XVII, ermita. No queda ningún resto material en el lugar de su ubicación excepto los restos que se conservan en la parroquia de Santa Lucía, encastrados en su torre-campanario y la pila bautismal. Se constata la existencia de la iglesia de San Vicente desde el siglo XI, que poco después se uniría a la de San Marcelo, y se localizaba en el despoblado de "La Torre", al este del pueblo, a menos de un kilómetro de distancia de donde actualmente se encuentra el actual núcleo urbano. 

 
 

ERMITAS DOCUMENTADAS Y DESAPARECIDAS DE PORTILLA

Las fuentes documentales escritas y la toponimia han hecho posible el poder saber de la existencia de algunas de las ermitas desaparecidas de las cuales no queda ningún resto en pie:

Ermita de Nuestra Señora de Zabal: en sus orígenes se localizaba en la subida al castillo, en el "Portillo", cerca del antiguo núcleo de Portilla, al este de sus murallas. En la visita de 1792 se manda derruirla y seis años más tarde ya estaba construida en el lugar del actual cementerio. Su desaparición parece ser que fue temprana porque Madoz para el año 1846 no la cita. La imagen románica se conserva en la iglesia parroquial.

Ermita de San Cristóbal, Santa María y Santa Marina: en la visita del licenciado Martín Gil de 1556 se citan estas tres ermitas, sin renta. Sin embargo, estas advocaciones religiosas no se encuentran en la toponimia actual y por lo tanto no se han podido localizar.

Ermita de San Juan: en la visita del licenciado Martín Gil de 1556 se recoge la existencia de esta ermita, sin renta. Los topónimos de "San Juan", "San Miguel" y "San Martín" se sitúan al suroeste de Portilla, en el camino que va desde esta localidad hasta Zambrana.

 

ERMITAS DOCUMENTADAS Y DESAPARECIDAS DE OCIO

Actualmente no encontramos ninguna ermita en pie en la localidad de Ocio, sin embargo a través de las fuentes documentales escritas se han podido localizar algunas de ellas, entre las que destacan las siguientes:

Ermita de Santa Marina: se localizaba al sur del pueblo, encima del término llamado de "La Yesera". Aparece citada en el Libro de Visita del Licenciado Martín Gil. En 1951 se consigna la venta de su retablo y de los materiales, trasladándose la imagen gótica a la primitiva parroquia de Ocio. A mediados de los años noventa se acondiciona su lugar de emplazamiento como parque, explanándose la zona con lo que ha conllevado a la modificación de parte de los restos históricos. Lo que queda de sus muros está cada vez más ocultos por la maleza. Como recuerdo de la existencia de la ermita se colocó una espadaña antigua con una placa conmemorativa. Ha desaparecido tanto la cruz que remataba la espadaña como la placa conmemorativa colocada en la parte central de su base.

Ermita de Santo Tomás: la primera noticia documental la encontramos en el primer Libro de Bautizados de la parroquia, cuando el 26 de julio de 1567 se halla en la dicha ermita una muchacha sin bautizar y es bautizada por el párroco de la villa, Sebastián López. Se desconoce su localización y únicamente la toponimia actual sitúa el término de "Santo Tomás" (fuente y camino).

Ermita de Santa María: esta ermita ha recibido varias acepciones: "Nuestra Señora del barrio de Arana", "Santa María", "Purísima Concepción" y "Nuestra Señora de la Asunción". Las referencias documentales señalan a todas ellas en un mismo lugar, la actual sede de la Junta Administrativa. El barrio de Arana puede corresponderse con la actual calle Arana, que discurre desde la carretera local hacia el término del mismo nombre. Una intervención arqueológica llevada a cabo en el otoño del 2010 en una de las estancias de la planta baja de dicha junta, concretamente la que se sitúa junto al muro a la que se adosa la fuente del pueblo, y la consulta de los libros sacramentales corroboran la localización en dicho lugar.

Se cita para el año 1613 en el Libro de Bautizados (1514-1670, f. 29) de la parroquia donde se manda que se gasten libras de aceite para las lámparas de San Andrés, Nuestra Señora de Arana, Santo Tomás, Santa Marina y Nuestra Señora de Toloño. En el libro de Cuentas de la Cofradía de Nuestra Señora de Rosario y Nuestra Señora de la Asunción (1649-1827) en las primeras páginas se recoge la "regla de la cofradía" (1649) donde dice textualmente: "Primeramente ordenamos que el dia de la Asumpcion nos ayamos de juntar todos a oyr missa en la hermita y templo de nuestra señora que esta en el barrio de Abaxo juncto al Rio…”. El 16 de enero de 1812 se da sepultura a Francisca de Ambrosio en Nuestra Señora de la Asunción (Libro de Defunciones, 1792-1862, f. 63).

 
 
ERMITAS DOCUMENTADAS Y DESAPARECIDAS DE BERGANZO

Las fuentes documentales escritas y la toponimia han hecho posible el poder saber de la existencia de algunas de las ermitas desaparecidas de esta localidad:

Ermita de San Bartolomé: los testimonios orales apuntan a que esta ermita con su cementerio se localizaba en lo que actualmente se conoce como "Las charcas de San Bartolomé".

Ermita de San Quilez: en la visita del licenciado Martín Gil de 1556 recoge la existencia de la ermita de San Quiles y en 1827 el visitador manda que se repare o se demuela, colocándose en su lugar un pilar de piedra con una cruz de hierro que indique que fue lugar sagrado.

Ermita de Santiago: la primera referencia es de 1592 cuando se manda que los materiales de despojo del hospital para pobres y mendigos de la villa  se utilicen para la reparación de esta ermita y su campanario. A partir de 1729 no hay más referencias a la misma. Así mismo la documentación hace mención a la existencia de la cofradía de Santiago.

Ermita de San Vicente: En el documento de la donación de distintos monasterios que hace Sancho Alvaro de Garisuri, hijo de don Marcelo, al monasterio de San Salvador de Leire, se encuentra San Vicente de Berganzo. En este documento aparece como Sanctum Vicentium de Berganzu, lo que parece indicar de la existencia de este monasterio anterior a la fecha del documento. Este documento está fechado el 20 de enero de 1110. Se registran pagos por reparaciones en 1651 y 1701 pero en 1739 se da licencia para demolerla. Se localizaba en el valle de San Vicente, al sur de la localidad.

Ermita de Santa Lucía: en la visita del licenciado Martín Gil de 1556 recoge la existencia de la ermita de Santa Lucía, sin renta. Se registran pagos por reparaciones en 1646 y 1679, pero en 1739 se da licencia para su demolición.

Ermita de Santa María: en la visita del licenciado Martín Gil de 1556 recoge la existencia de esta ermita, sin renta. Los libros de fábrica de la parroquia de Berganzo mencionan la cofradía del mismo nombre.